Disco Nacional Odeon No.4779 A – Orquesta Típica Francisco Canaro Seis En Uno (El Piccolo Navío) – 1932
Origen Archivo: Gonefishingwithfriends
Compositor: Juan Andrés Caruso
Autor: Luis Riccardi
Fecha de Grabación: 1932
Lugar de Grabación: Buenos Aires
Sello: Disco Nacional Odeon
Disco: No.4779 A
Matriz: e7028
Reseña: Francisco Canaro.
Sus comienzos se confunden con los de la historia del tango. Tanto que un programa radial de mediados de los 50 acuñó una frase comodín para referirse a cualquier hecho muy antiguo: «De cuando Canaro ya tenía orquesta». Su fortuna dio pábulo, además, a un dicho popular: «Tiene más plata que Canaro», con el que se aludía a la opulencia de alguien. Se cuenta que estando Canaro con Gardel en el hipódromo, éste le pidió quinientos pesos (una suma entonces enorme) para apostar, pero advirtiéndole que se olvidara de la deuda: «Yo soy pobre, y vos tenés toda la guita (dinero) del país». Es que al lado de Canaro, hasta Gardel era pobre.

Canaro fue Pirincho desde el alumbramiento mismo. La partera, al tomarlo en sus manos, exclamó al verle tanto pelo y un mechón enhiesto: «¡Parece un pirincho!», aludiendo a un pájaro encrestado, común en el Río de la Plata. La familia llegó pronto a Buenos Aires, donde vivieron en casas de inquilinato (llamadas conventillos), en condiciones de extrema pobreza. Antes de cumplir los diez años ya voceaba diarios por la calle. Luego fue pintor de brocha gorda, y se empleó incluso en las obras del Congreso de la Nación. TodoTango
Observaciones:

Instrumental:

“Chera una volta, un píccolo navío
Che non poteva, non poteva navegar :
Así cantaba
A golpes de martillo,
Un fuerte obrero
Sin dejar de suspirar.
Y mientras trabajaba
Su semblante reflejaba,
Que sufría
El más profundo dolor.
Pero es que a su pesar
No podía olvidar,
A la mujer ingrata
Que aún amaba.
Tuvo amor a una mujer
Y le dio su corazón,
Y ella no supo corresponder
Como debía ser, a esa pasión.
Frágil fue con él, la infiel
Como un barco de papel,
Del día que la infeliz
Lo abandonó
Él cantaba así:
“Chera una volta, un píccolo navío
Che non poteva, non poteva navegar” :
Y pretendió
Salir al mar bravío,
Desdeñando
El dulce puerto del hogar.
Y un buen día
Engañada,
Mar afuera
Por la corriente arrastrada.
Fue por otro timonel
Que pronto se cansó,
Y a la pobre dejó
Perdida en medio de la marejada.
En las aguas del placer
Ella quiso navegar,
Y cual un barquito de papel
La pobre no tardó en naufragar.
Y por eso sin cesar
Él cantaba su dolor,
Porque no podía olvidar
A la que fue su gran pasión.
HermanoTango