Atlanta No.33 – José Betinotti & Guitarra Cívica Radical – 1913

Origen Archivo: Colección Particular Héctor Lorenzo Lucci
Compositor: José Betinotti
Autor: José Betinotti
Fecha de Grabación: 1913
Lugar de Grabación:
Sello: Atlanta
Disco: 33
Matriz: M66185
Fuente(s) Información: Discogs
Reseña: Payadores Parte 3ª
En Buenos Aires, la presencia del payador está documentada desde los tiempos de las invasiones inglesas (1806), con el nombre de Simón Méndez, apodado ‘Guasquita’, que llegó a conservarse entre otros de la época que se perdieron en el tiempo. Famoso guitarrero y mejor cantor de contrapunto, resistió a los invasores ingleses y, posteriormente, integró las tropas de Belgrano y San Martín. A partir del último tercio del siglo XIX, la payada adquiere relevancia en el ámbito urbano. Aparecen los payadores con sólida formación cultural.
El primitivo ritmo con el que cantaron los payadores rioplatenses, fue el cielito. Lo siguieron la habanera, la vidalita, el estilo y la cifra. Hasta entonces, las payadas se musicalizaban por cifra. Es en esta etapa cuando, con Gabino Ezeiza, la payada comienza a incorporar la musicalización por milonga y por décima en poesía, estrofa constituida por 10 versos octosílabos. Gabino Ezeiza introdujo el ritmo de milonga pampeana en la payada; hasta entonces, nadie cantaba por milonga. Hasta hoy sigue siendo el ritmo preferido para las payadas, aunque también se canta por vals, entre otros ritmos. En un reportaje a Nemesio Trejo, payador argentino, hecho por Jaime Olombrada, que fuera publicado en el periódico “La Opinión” de Avellaneda (prov. de Buenos Aires) el 15 de abril de 1916, dice el payador: “En 1884 era mi primera topada con Gabino Ezeiza, el más célebre de los bardos argentinos y esa payada sirvió para hacer escuela. Por aquella época se cantaba por cifra, pero Gabino introdujo la milonga en esa oportunidad en el tono Do Mayor” y agregaba: “Es pueblera (del ambiente ciudadano) ya que es hija del Candombe africano, y golpeando con los índices en el borde de la mesa empezó a tararear” tunga…tatunga…tunga…” para demostrar, fonéticamente, la vinculación de este ritmo con el Candombe”.
Apartes del Texto: Payadas y Payadores – Enrique F.Widmann-Miguel (2018).pdf
También sugerimos el texto Versos de José Betinotti
Observaciones: Como se señala en las reseñas de este conjunto de grabaciones las temáticas cantadas eran muy diversas: el campo, el trabajo, el amor y, también la protesta o denuncia social, temática o preocupación que condujo a algunos payadores, así como posteriormente al poeta Homero Manzi, a afiliarse al partido político Unión Cívica Radical. La militancia o toma de opciones políticas posteriormente a final e los años 20’s tuvo también su expresión artística en el llamado ciclo Federal de Ignacio Corsini.
En este tema se puede observar que, desde sus orígenes, el tango ha sido tanto una expresión de la protesta social como una invitación a la militancia política. Afines, por decir lo menos, al Partido Radical fueron José Betinotti y Gabino Ezeiza, así como años después Homero Manzi.
Como expresión de la afinidad política en el tango y sus intérpretes, más allá de las evocaciones de gestas patrióticas, no debe olvidarse el llamado ‘Ciclo Federal’ de Ignacio Corsini, del cual ‘La Pulpera de Santa Lucía’ y ‘La Mazorquera de Montserrat’ quizá sean los temas mas conocidos.

Letra:

Restalle en el diapasón
De todo criollo instrumento
El preludio que es lamento
Y es blasfemia y es canción:
Reviente del corazón
A un tiempo el odio y el bien
Y en confundido vaivén
Vibre en bélica elegía,
El verso de Echeverría
Y el rayo de Leandro Alem.

Hoy que en la patria se inicia
Una cívica cruzada,
Toca al pueblo la esforzada
Salvación de la justicia;
El batir a la impunidad
En sus propias posiciones
Y con las triples razones
De juez, de parte y verdugo,
Quebrarle en la faz el yugo
Á caciques y mandones.

Ya se oye el agudo son
De la trompa del civismo;
Que demanda el patriotismo
Del hijo de esta nación;
Corramos pues a la acción
Para que al mundo conmueva
Y a un grito el labio se mueva
Con un viva colosal
Al partido Radical
Que a la victoria nos lleva.

Corra pues el pueblo entero
En la tribuna, en la acción
En la nueva evolución,
En la urna y el entrevero;
El rico, el pobre, el obrero,
Porque por cualquier camino
Que iniciemos el destino
De nuestra hermosa nación,
Es honrar la tradición
De un gran caudillo argentino.

Vamos pues que cuando airada
La furia de un pueblo ruge
No se detiene en su empuje
Ante nadie ni por nada,
Caiga al fin la mascarada
Que roe nuestro organismo
Y ante el golpe del civismo
Muera de una vez del todo
En el asqueroso lodo,
De su propio sensualismo.