Odeon No.30655 A Carlos Roldán & Francisco Rotundo & su Orquesta Típica Viejo Smoking – 1950

Colección: InternetArchive
Compositor: Guillermo Barbieri
Autor: Celedonio Flores
Fecha de Grabación: 23/03/1950
Lugar de Grabación: Buenos Aires
Sello: Odeon
Disco: No.30655
Matriz: 17594
Fuente(s) Información: .
Reseña: Francisco Rotundo.
Luego de los carnavales de 1949, Rotundo seguía con la idea de incorporar a una figura consagrada. Le sugiere a Rossi tentar a Floreal Ruiz en pleno éxito con Aníbal Troilo. Parecía imposible concretarlo pero luego de varias reuniones lo convenció a Floreal, con una propuesta de $ 100.000, parte de ello sirvió para indemnizar a Troilo y a la RCA-Victor. Además de ese dinero, firmaron un arreglo de $ 3000 por mes durante 40 meses.

En julio de 1948, Floreal Ruiz abandona a Troilo y debuta en octubre con Rotundo. La orquesta a partir de ese momento pasó de hacer tres shows por mes a más de veinte, en los mejores cabarets. También llegó la radio y la época de los éxitos discográficos. La excelente campaña de Floreal con Rotundo se desarrolló desde 1949 hasta 1957, quedando grabados 25 temas, algunos de gran suceso como “Un infierno”, “Melenita de oro”, “Infamia”, “Esclavas blancas”.

En 1952, Rotundo produce un nuevo impacto comercial con la contratación de Enrique Campos, quien logra desarrollar con Rotundo una de las etapas más brillantes de su carrera, dejando grabadas obras de antología como los tangos “Libertad”, “Llorando la carta”, “Ebrio”, y quizás la más perfecta interpretación a dúo, con Floreal Ruiz del vals de Charlo y José González Castillo, “El viejo vals”, récord de ventas. TodoTango

Todotango.
Observaciones:

Letra:

Campaneá cómo el cotorro va quedando despoblado,
Todo el lujo es la catrera compadreando sin colchón,
Y manyá este pobre mozo cómo ha perdido el estado, 
Amargado, pobre, flaco, como perro de botón.
Poco a poco todo ha ido de cabeza p´al empeño,
Se dio juego de pileta y hubo que echarse a nadar,
Sólo vos te vas salvando, porque pa´ mí sos un sueño
Del que quiera Dios que nunca me vengan a despertar.
Viejo smoking de los tiempos, en que yo también tallaba
Cuánta papusa garaba en tus solapas lloró...
Solapa que por su brillo, parece que encandilaban
Y que donde iba sentaban, mi fama de gigoló.
Yo no siento la tristeza de saberme derrotado
Y no me amarga el recuerdo de mi pasado esplendor,
No me arrepiento del vento ni los años que he tirado,
Pero lloro al verme solo, sin amigos, sin amor.
Sin una mano que venga a llevarme una parada,
Sin una mujer que alegre el resto de mi vivir...
Vas a ver que un día de estos, te voy a poner de almohada
Y tirao en la catrera, me voy a dejar morir...
Viejo smoking, cuántas veces, la milonguera más papa
El brillo de tu solapa, de estuque y carmín manchó,
Y en mis desplantes de guapo, cuántos llantos te mojaron,
Cuántos taitas envidiaron, mi fama de gigoló.
Hermanotango