Brunswick No.1635 B – Dúo Magaldi-Noda & Guitarras – Tradición – 1930
Origen Archivo: Youtube (Discos Históricos de Tango)
Compositor: Fausto Frontera
Autor: Enrique Cadícamo
Fecha de Grabación: 1930
Lugar de Grabación: Buenos Aires, Argentina
Sello: Brunswick
Disco: No.1635 B
Matriz: 1107
Fuente(s) Información Discografía Agustín Magaldi.
Reseña: Agustin Magaldi.
Los tangueros tradicionales de su época no lo querían, por no responder a los cánones precisos del fraseo gardeliano y los vanguardistas tampoco, ya que su estilo no se correspondía con la renovación que gestaban. Pero ambos reconocían la belleza de su voz y la calidad de su interpretación.

Sin embargo los sectores más humildes de la ciudad y del interior del país lo veneraban, hasta tal punto que su popularidad y su fama crecieron vertiginosamente y es al día de hoy que sus fanáticos lo consideran al mismo nivel del Zorzal Criollo.

¿Cuál es la explicación de este fenómeno? Si buscamos por su voz y su técnica sacamos la conclusión que la primera era brillante y caudalosa, y que la segunda era perfecta, afinada, representativa de la escuela italiana de canto. TodoTango.

Observaciones:

Letra:

La carreta cabeceando
De la tradición que pasa,
Va llevando a nuestra raza
Porque alguien la viene echando.
Rechina el eje exhalando
La plegaria del vencido,
Mientras su poncho el olvido
Tiende rezando un adiós.
Tiempo del ayer
Cuando el guitarrear
Era suave melodía.
Quién pudiera oír
El contrapuntear
En alguna pulpería.
Ya no se escucha
En los ranchos
La dulce vidalita.
Hoy le graznan
Los caranchos
Al hombre del chiripá.
Alta el ala del sombrero
Con la frente en las estrellas,
Siguiendo quizás qué huellas
Se perdió por el sendero.
Al gaucho, lo había, el pampero 
Del progreso desbocao,
Arrancó del encordao 
Su vidalita postrera
Y rumbiando campo afuera
Entuavía no ha regresado.
Cayó, como caen los fuertes
Del tiempo aquel,
Lo llevó la muerte.
Se fue, llevando en los tientos
Su corazón,
Por los cuatro vientos.
Dejó, la vincha y el lazo
Y el mancarrón,
Lo llevó al ocaso;
Y de dolor, como una protesta
Sobre el ombú,
La luna lloró.
HermanoTango