Odeon No.55195 B – Alberto Morán & Osvaldo Pugliese & su Orquesta Típica – Llevátelo Todo – 1950

Origen Archivo: Youtube (Argentinatangodj)
Compositor: Rodolfo Sciammarella
Autor: Rodolfo Sciammarella
Fecha de Grabación: 24/11/1950
Lugar de Grabación: Buenos Aires
Sello: Odeon
Disco: No.55195 B
Matriz: e 17908
Fuente(s) Información
Reseña: Alberto Morán.
Los nueve años en la orquesta de Osvaldo Pugliese resultaron consagratorios y cimentaron el éxito que luego continuaría como cantante solista. En ese lapso hipnotiza al público, en particular a las mujeres, no sólo por su voz sino también por su estampa seductora. Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que su primera época bastó para permanecer vigente el resto de su vida. No importó que la potencia y frescura de su voz lo abandonaran tempranamente, ya que su estilo, entrega y particular dramatismo fueron suficientes para mantenerse como un ídolo. TodoTango.




Observaciones: Con estas grabaciones presentadas, por su temática – la mujer, el amor y el desamor, la ilusión y la la decepción, etc.- queremos invitar a que visiten el sitio www.querube.es, dedicado a música de diversos géneros, en general diferentes al tango, como boleros, sones, baladas y otros.

Letra:

Vení, hermano, debo hablarte
 Que en mi pecho hay mucha bronca,
 Y una pena que hace rato 
 Que no puedo desahogar.
 Vení, hermano, no te asombres
 Yo te vi la noche aquella,
 Que chamuyabas con ella
 Muy bajito... no sé qué...
 Porque yo la quiero mucho
 ¡Vos sabés cómo la quiero!
 Que no sé cómo resisto
 A la horrible tentación,
 De ahogarla entre mis brazos,
 De partirte a vos el pecho,
 Pero no. Vos sos derecho,
 Tan derecho como yo.
  
 Cumplí con tu deber
 Que es triste, muy triste
 Pelear entre hermanos
 Un mismo querer.
 Llevátelo todo,
 Mis pilchas, mi vento
 ¡Pero a ella dejala,
 porque es mi mujer!
  
 Si te deschavan tus ojos,
 Tu voz está emocionada,
 Si comprendo claramente
 Que vos mucho la querés.
 Mas te ruego que seas hombre
 Que luchés con entereza,
 Y respetés con nobleza
 La amistad que te brindé.
 Yo que siempre te he confiado
 Todo cuanto había en mi vida,
 Los secretos más sagrados
 Que un hombre puede confiar.
 Tú también me has confesado 
 Todo tu triste pasado
 ¡Si nunca te he traicionado,
 no me debés traicionar!

Fuente Letra:  HermanoTango.