Columbia No.169 – Arturo De Nava & Guitarra La Tapera – 1913

Origen Archivo: Discography Of American Historical Recordings
Compositor:
Autor:
Fecha de Grabación: 1913
Lugar de Grabación: Buenos Aires
Sello: Columbia
Disco: No.169
Matriz: 55262
Fuente(s) Información: Discography Of American Historical Recordings
Reseña: Payadores Parte 3ª
En Buenos Aires, la presencia del payador está documentada desde los tiempos de las invasiones inglesas (1806), con el nombre de Simón Méndez, apodado ‘Guasquita’, que llegó a conservarse entre otros de la época que se perdieron en el tiempo. Famoso guitarrero y mejor cantor de contrapunto, resistió a los invasores ingleses y, posteriormente, integró las tropas de Belgrano y San Martín. A partir del último tercio del siglo XIX, la payada adquiere relevancia en el ámbito urbano. Aparecen los payadores con sólida formación cultural.
El primitivo ritmo con el que cantaron los payadores rioplatenses, fue el cielito. Lo siguieron la habanera, la vidalita, el estilo y la cifra. Hasta entonces, las payadas se musicalizaban por cifra. Es en esta etapa cuando, con Gabino Ezeiza, la payada comienza a incorporar la musicalización por milonga y por décima en poesía, estrofa constituida por 10 versos octosílabos. Gabino Ezeiza introdujo el ritmo de milonga pampeana en la payada; hasta entonces, nadie cantaba por milonga. Hasta hoy sigue siendo el ritmo preferido para las payadas, aunque también se canta por vals, entre otros ritmos. En un reportaje a Nemesio Trejo, payador argentino, hecho por Jaime Olombrada, que fuera publicado en el periódico “La Opinión” de Avellaneda (prov. de Buenos Aires) el 15 de abril de 1916, dice el payador: “En 1884 era mi primera topada con Gabino Ezeiza, el más célebre de los bardos argentinos y esa payada sirvió para hacer escuela. Por aquella época se cantaba por cifra, pero Gabino introdujo la milonga en esa oportunidad en el tono Do Mayor” y agregaba: “Es pueblera (del ambiente ciudadano) ya que es hija del Candombe africano, y golpeando con los índices en el borde de la mesa empezó a tararear” tunga…tatunga…tunga…” para demostrar, fonéticamente, la vinculación de este ritmo con el Candombe”.
Apartes del Texto: Payadas y Payadores – Enrique F.Widmann-Miguel (2018).pdf
Observaciones:

Letra: